La crisis del COVID-19 en Arce

April 21, 2020
COVID-19

COVID-19

Hace tan solo unas semanas, palabras como pandemia o coronavirus no entraban dentro de nuestro vocabulario habitual, salvo para explicar el argumento de una película. Sin embargo, de la noche a la mañana, nos hemos encontrado en una situación inimaginable. De repente situaciones tan cotidianas como dar una vuelta con amigos, llevar a los niños al parque o incluso abrazar a nuestros seres queridos, son en la mayoría de los casos inviables.

El mundo se ha tenido que adaptar a un nuevo día a día EN CASA; y nosotros en Arce también. Sin el más mínimo margen de actuación, las clases presenciales cesaron. Atrás quedaba el día a día con nuestro alumnado, las risas del recreo, y los cafés a la salida. Había mucha incertidumbre sobre qué pasaría ahora, cómo lo haríamos y durante cuánto tiempo se mantendrían estas medidas, pero no era momento de quedarnos parados esperando que todo se solucionara solo.

En Arce siempre hemos creído en la necesidad de adaptarnos al medio y a cada circunstancia. Por ello, hace ya años, comenzamos nuestro proceso de “Madurez tecnológica”. Al principio fue complicado organizarlo todo, y registrar informáticamente no sólo la documentación, sino también el día a día de nuestro alumnado, pero el fin era claro y merecía la pena. Esto no sólo nos permitió tener un acceso ilimitado a toda nuestro material didáctico, sino que normalizó nuestro día a día con el ordenador, y queriendo ir más allá, incluso nos animamos a “jugar en clase” con los móviles.

Todo ese esfuerzo nos ha permitido adaptarnos a esta situación tan excepcional de una manera mucho más factible de lo que habría sido hace años. Ha sido, y sigue siendo difícil porque nosotros somos un centro de enseñanza presencial, y precisamente en la Formación Profesional, las clases son muy prácticas; pero con las herramientas y los conocimientos de los que disponemos hoy en día, las clases on line, vídeos explicativos y demás tareas, han formado parte de nuestra jornada desde el principio.

Todavía hay mucha incertidumbre, cierto, pero estamos volcados para que esto afecte lo menos posible a la educación de nuestro alumnado, y que juntos superemos esta crisis e incluso salgamos reforzados de ella.